¿Qué es el Fenómeno El Niño?

¿Qué es el Fenómeno El Niño?

El Niño es un fenómeno climático relacionado con el calentamiento del Pacífico oriental ecuatorial, el cual se manifiesta erráticamente cíclico —Arthur Strahler habla de ciclos de entre tres y ocho años—, que consiste en realidad en la fase cálida del patrón climático del Pacífico ecuatorial denominado El Niño-Oscilación del Sur (El Niño-Southern Oscillation, ENSO por sus siglas en inglés), donde la fase de enfriamiento recibe el nombre de La Niña. Este fenómeno, en sus manifestaciones más intensas, provoca estragos en la zona intertropical y ecuatorial debido a las intensas lluvias, afectando principalmente a la región costera del Pacífico de América del Sur.

 

¿Qué es el Fenómeno La Niña?

De manera opuesta al Niño, la Niña se produce cuando las aguas del océano Pacífico ecuatorial central y este sufren un enfriamiento. De esta manera, la porción este, fría de por sí, se enfría más aun aumentando la diferencia de temperatura entre ambas porciones del Pacífico. Dado que la diferencia de temperatura a lo largo del Pacífico es mayor que en condiciones normales, los vientos alisios se ven intensificados. La circulación adopta una estructura similar a la de condiciones normales, pero más intensificada (circulación de la Celda de Walker más fuerte). Por ello la convección en la porción occidental se ve más favorecida que en condiciones normales, observándose precipitaciones superiores a las normales en dicha zona.

Al igual que el Niño, el inicio de la fase Niña generalmente se da entre el invierno o comienzos de la primavera del hemisferio sur, alcanzando su máximo desarrollo en el verano.

¿Cuál es su origen?

El nombre de «El Niño» se debe a la asociación de este fenómeno con la llamada corriente del Niño, anomalía conocida por los pescadores del puerto de Paita, en el norte de Perú, quienes observaron que las aguas aumentaban su temperatura durante «la época de las fiestas navideñas» y los cardúmenes o bancos de peces desaparecían de la superficie oceánica, deduciendo que dicha anormalidad era debida a una corriente de aire caliente procedente del golfo de Guayaquil (Ecuador).

Los primeros registros oficiales del fenómeno fueron reportados por el capitán peruano Camilo Carrillo en 1892, quien notó la existencia periódica de una corriente marina cálida en las costas de Perú, de aguas normalmente muy frías. Existen otros acontecimientos interesantes relacionados con los años más intensos de El Niño. Entre 1789 y 1793, el historiador británico Richard Grove relata que varios observadores de la época reportaron graves sequías en Asia, Australia, México y el sur de África, por lo que se sospecha que dicho fenómeno pudo haber causado la hambruna que precedió a la Revolución francesa. Entre 1791 y 1793 en México bajó el nivel del lago de Pátzcuaro.

El primer meteorólogo en sugerir una explicación razonable del fenómeno de El Niño fue Jacob Bjerknes, cuando dirigió una oficina meteorológica para los pronósticos del tiempo atmosférico anexa al Departamento de Física de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA). Bjerknes fundó el Departamento de Meteorología en dicha Universidad, ahora transformado en el Departamento de Ciencias Atmosféricas y Oceánicas.

 

¿Es El Niño un fenómeno nuevo?

El Niño no es un fenómeno nuevo; existen pruebas de que ha existido durante miles de años.

Sin embargo, no fue sino hasta el último decenio en que se logró comprender satisfactoriamente cómo se forma y se mantiene.

 

¿Por qué ocurre el Fenómeno El Niño?

El meteorólogo Jacob Bjerknes postuló en 1969 que El Niño está normalmente relacionado con la Oscilación del Sur, ya que está presente una relación física entre la fase de alta presión anómala en el Pacífico occidental, con la fase de calentamiento poco frecuente del Pacífico oriental, lo que va acompañado con un debilitamiento de los vientos alisios del este; por lo que la baja presión del Pacífico occidental se vincula con un enfriamiento del Pacífico oriental (fenómeno de La Niña), con el fortalecimiento de los vientos del este.

Aproximadamente cada tres a cuatro años, la temperatura de la “piscina caliente” aumenta más de lo normal, a la vez que los vientos alisios se debilitan. Entonces tenemos que:

  • Existe una zona de agua más caliente de lo normal y, por lo tanto, menos densa, que tiende a moverse más fácilmente.
  • La fuerza que mantiene la zona de agua caliente en su lugar normal cerca de Australia es el viento alisios; si éste se debilita, se genera un desplazamiento de la masa de agua caliente desde Australia hacia Suramérica; es decir, un movimiento contrario al de la situación normal. Estamos, entonces, en presencia de un evento de “El Niño”.

Asociado al calentamiento extraordinario de la “piscina de agua caliente” y al debilitamiento del viento alisios, se da un cambio en la posición de las zonas de alta y baja presión atmosférica, debido al calentamiento ocasional de las aguas superficiales en las partes central y este del océano Pacífico. Durante los años veinte, el científico Gilbert Walker descubrió una conexión extraordinaria entre las lecturas del barómetro provenientes de las estaciones del este del Pacífico y del oeste. Observó que cuando la presión sube en el este, generalmente baja en el oeste y viceversa. Walker fue quien estampó el término “Oscilación

Sur” para esquematizar el sube y baja registrado en los barómetros del este y del oeste.

En general, en las zonas de alta presión atmosférica el aire baja y es difícil que se formen nubes importantes, por lo que normalmente se asocian al “buen tiempo”, mientras que en las zonas de baja presión el aire sube y al hacerlo se enfría, por lo que se pueden formar nubes productoras de precipitación.

En condiciones normales, en el verano astronómico del hemisferio sur (diciembre), sobre Australia se encuentra una zona de baja presión (donde llueve), mientras que en el centro del Pacífico se encuentra una zona de alta presión. Durante un evento de El Niño, las zonas de presión “oscilan”: sobre Australia se forma una zona de alta presión, que provoca que no llueva y se sufra sequía, mientras que la zona de baja presión se mueve hacia el centro del Pacífico y la costa suramericana, lo que produce precipitaciones extraordinarias e inundaciones en la islas del Pacífico Central y en las costas de Perú y Ecuador.

 

¿Son todos los eventos de El Niño iguales?

Como ya se expresó anteriormente, los eventos de El Niño ocurren aproximadamente cada tres a cuatro años, pero no siempre tienen la misma intensidad ni la misma duración. En general, en los eventos de El Niño la temperatura del mar sube más de 1°C sobre la media, pero en algunos eventos la anomalía puede ser de 5 a 6°C. Asimismo, en algunos eventos es más notoria la variación del índice atmosférico conocido como la Oscilación Sur que en otros.

También ocurre que algunos eventos de El Niño son de mayor duración y otros más cortos; en promedio un evento de El Niño dura de 12 a 14 meses, desde que comienza el calentamiento hasta que el Pacífico vuelve a su temperatura normal; sin embargo, se han presentado eventos de El Niño de más de 24 meses de duración. Los eventos más extremos, donde al mismo tiempo ocurre un gran calentamiento del mar y una Oscilación Sur muy fuerte, son los menos frecuentes.

 

¿Cómo se detecta el fenómeno de El Niño?

Gran parte del conocimiento actual sobre este fenómeno se obtuvo a partir de mediados de la década de los ochentas, cuando comenzó a desarrollarse el Programa de Investigación sobre los Océanos Tropicales y la Atmósfera Mundial (TOGA), que culminó a mediados de la década de los noventas. Durante este experimento mundial, en el Pacífico tropical se midieron la temperatura del mar (superficial y a diferentes profundidades), el nivel del mar, la salinidad, etc., usando gran variedad de medios: satélites, boyas fondeadas, boyas a la deriva y batitermógrafos no recuperables, entre otros.Esta enorme variedad de datos permitió calibrar y usar complejos modelos matemáticos que simulan el comportamiento del océano y de la atmósfera, así como los denominados “modelos acoplados” océano-atmósfera.

Los instrumentos y técnicas usados en el TOGA como parte de la investigación se están convirtiendo en un sistema operativo de medición que se usa, junto con los modelos matemáticos, para predecir la ocurrencia de calentamientos (o enfriamientos) significativos del Pacífico tropical y, en consecuencia, la ocurrencia de los fenómenos de El Niño o de La Niña.

 

¿Cómo influye El Niño en el clima del mundo?

Dada la enorme superficie que cubre el Pacífico ecuatorial y la inmensa cantidad de energía que se intercambia a través de la evaporación del agua entre el océano y la atmósfera durante un evento de El Niño, cambia el comportamiento del sistema climático. Los giros y cambios en el diálogo océano-atmósfera sostenido en el Pacífico pueden traer repercusiones en las condiciones climáticas en regiones muy distantes alrededor del mundo. Este mensaje de cobertura mundial es transmitido a través de cambios en la precipitación pluvial en los trópicos, que afectan los patrones del viento sobre gran parte del mundo.

Estas variaciones, en formas que aún no son bien comprendidas, dada su tremenda complejidad, influyen en buena parte del sistema climático mundial, especialmente cuando se trata de un evento extremo que pose extremas consecuencias:

  • Lluvias intensas.
  • Existen especies que no sobreviven al cambio de temperatura y mueren, generando pérdida económica en actividades primarias.
  • Calentamiento de la Corriente de Humboldt o Corriente del Perú.
  • Surgen enfermedades como el cólera, que en ocasiones se trasforman en epidemias muy difíciles de erradicar.
  • Pérdidas pesqueras.
  • Intensa formación de nubes.
  • Periodos muy húmedos.
  • Baja presión atmosférica.

Por supuesto, los países que más sufren son los de la cuenca del Pacífico y en general los mayores efectos se notan en el período diciembre-abril. Entre sus efectos resaltan los siguientes:

  • Sequías al este de Australia e Indonesia, que se extienden hasta las Filipinas.
  • Aumento de las precipitaciones en la costa pacífica de América, especialmente en Perú y Ecuador.
  • Incremento de la incidencia de tormentas tropicales y de huracanes en el Pacífico.
  • Tendencia a inviernos astronómicos en el hemisferio norte (diciembre) más cálidos de lo normal en la costa pacífica de Estados Unidos y Alaska.

Para los países que no pertenecen a la cuenca del Pacífico, describir la alteración climática es más difícil, y aún los científicos no conocen realmente la respuesta. Sin embargo, en algunas zonas del mundo se han notado estos efectos, que se pueden relacionar con El Niño:

  • Sequías en el Sahel (la zona al sur del desierto del Sahara).
  • Sequías en el Nordeste de Brasil (temporada lluviosa de febrero a mayo).
  • Disminución de las lluvias provocadas por los vientos monzones de verano (julio – septiembre) sobre India.
  • Disminución de las tormentas tropicales y de los huracanes en el Atlántico.
  • Aumento de las precipitaciones en la zona del Golfo de México, el sur de Brasil,
  • Uruguay, Paraguay y el norte y centro de Argentina.
  • Disminución de las precipitaciones en el sureste de Venezuela

 

 

Fuentes:

http://repiica.iica.int/DOCS/B1760E/B1760E.PDF

http://sobrecuriosidades.com/2009/12/11/como-se-produce-el-fenomeno-de-el-nino/

https://es.wikipedia.org/wiki/El_Ni%C3%B1o_%28fen%C3%B3meno%29

http://www.rtve.es/noticias/20160120/consiste-fenomeno-nino-intensidad-esta-alcanzando-este-ano/1285630.shtml

http://www.mundodigital.net/el-nino-y-la-nina-los-fenomenos-mas-traviesos-del-clima/

http://www.cpc.noaa.gov/

http://www.smn.gov.ar/serviciosclimaticos/

http://www.smn.gov.ar/htms/informe_nino2014.pdf?2014

 

Mapas: http://www.smn.gov.ar/serviciosclimaticos/?mod=clima&id=111

 

One Reply to “¿Qué es el Fenómeno El Niño?”

  1. Muy buena información sobre la situación de los cambios climáticos y el fenómeno atmosférico el NIÑO. Muchas gracias es muy importante conocer sobre ese tema que abordas.
    Saludos
    Osmany

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*